Sobre lo comunal y comunitario…

En 1986 Garrett Hardin publicaba el famosos artículo “La Tragedia de los comunes” en el que afirmaba la incapacidad del sostenimiento de los recursos naturales mediante la gestión comunitaria, ya que según él la “avaricia” del ser humano imposibilita el acuerdo entre la colectividad y haría que se agotase el recurso natural debido a la sobre explotación por parte de los  ciudadanos que forman parte de esa comunidad.

El autor afirmaba en el artículo que:

“La tragedia de los recursos comunes se desarrolla de la siguiente manera. Imagine un pastizal abierto para todos. Es de esperarse que cada pastor intentará mantener en los recursos comunes tantas cabezas de ganado como le sea posible. Este arreglo puede funcionar razonablemente bien por siglos gracias a que las guerras tribales, la caza furtiva y las enfermedades mantendrán los números tanto de hombres como de animales por debajo de la capacidad de carga de las tierras.

Finalmente, sin embargo, llega el día de ajustar cuentas, es decir, el día en que se vuelve realidad la largamente soñada meta de estabilidad social. En este punto, la lógica inherente a los recursos comunes inmisericordemente genera una tragedia. Como un ser racional, cada pastor busca maximizar su ganancia. Explícita o implícitamente, consciente o inconscientemente,(…)

Al sumar todas las utilidades parciales, el pastor racional concluye que la única decisión sensata para él es añadir otro animal a su rebaño, y otro más… Pero esta es la conclusión a la que llegan cada uno y todos los pastores sensatos que comparten recursos comunes. Y ahí está la tragedia. Cada hombre está encerrado en un sistema que lo impulsa a incrementar su ganado ilimitadamente, en un mundo limitado. La ruina es el destino hacia el cual corren todos los hombres, cada uno buscando su mejor provecho en un mundo que cree en la libertad de los recursos comunes. La libertad de los recursos comunes resulta la ruina para todos”

Artículo completo en: http://www.uam.es/personal_pdi/ciencias/jonate/Eco_Rec/Intro/La_tragedia_de_los_comunes.pdf

Sin embargo esta afirmación parece que no se sostiene con el paso del tiempo, 40 años más tarde siguen existiendo ejemplos de gestión comunal a lo largo y ancho del planeta. De hecho en muchos ámbitos se están impulsando iniciativas de recuperación de lo común y lo comunitario. Centros como el Medialab Prado en Madrid se dedican a estudiar el procomún y ver como este, en muchos casos de manera inconsciente está presente en nuestra cotidianeidad.

Los ejemplos en torno a la gestión comunal de bienes son abundantes y no deben ser considerados como una excepción, es simplemente que el sistema actual se ha ido apropiando de manera progresiva de estos recursos, tanto para el lado del Estado como por parte de la iniciativa privada, y entre ambas fuerzas han ido patrimonializando este bien en aras de mantener esa “sostenibilidad” a la que Hardin hacía referencia.

Aún así, existen ejemplos que han pervivido como bienes comunitarios, no solo en su gestión sino también en la propiedad, que ni es pública ni privada, sino comunitaria. Un claro ejemplo son los montes vecinales en mano común en Galicia.

Estos montes, forma de propiedad comunal propia de Galicia, en tanto en cuanto es la única comunidad que tiene una legislación propia en torno a este fenómeno, están caracterizados por ser espacios de terreno cuyos dueños son los vecinos que se ubican en una comunidad determinada, en la mayoría de los casos, las parroquías.  Asimismo estos terrenos son inalienables, indivisibles, imprescriptibles e inembargables, por lo que no pueden ni entenderse como públicos ni como privados.

Una de las grandes diferencias con respecto a otros montes vecinales que existen en el conjunto del Estado es que la propiedad no es municipal, y sobre esto digo yo: si si si si si, el alcalde no tiene ningún tipo de potestad sobre este territorio, son solo los vecinos que allí residan, !me encanta!

Con el objetivo de poder conocer este tipo de montes, como es su gestión, los conflictos que esto genera, de como afectan al mantenimiento de la comunidad y ver si pueden ser sostenibles o no , se ha organizado un viaje a Galicia, a la comarca das Mariñas para conocer el monte comunal de San Antón en Mántaras Irixoa.

El viaje ya tiene fecha, el fin de semana del 23 y 24 de junio y está organizado por el Medialab Prado, enmarcándose dentro de la línea de investigación del laboratorio del procomún.

Os animo a participar en esta experiencia, que busca de manera lúdica acercarse a una variante atípica en nuestro sistema, como es la gestión comunitaria de bienes agrarios y en la que la propiedad es comunitaria. No existen muchos casos como este, y pueden ser una buena alternativa a lo conocido como habitual.

Para inscribiros debéis hacerlo en esta página:

http://www.loginmadrid.net/2012/04/29/gestion-comunal-de-los-montes-en-galicia/

Y también podeis seguir a la Comunidade Veciñal Monte San Anton desde facebook:

https://www.facebook.com/profile.php?id=100002216896762

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: