De cuando uno se levanta feliz para ir a trabajar

 

7:35h. Suena el despertador, pero lo dejo un rato, aún puedo dormir 10 minutillos más.

7:45h. Al fin hay que levantarse, y me digo, venga que para eso te pagan. Me ducho, me preparo mi café con leche y me hago mis tostadas con tomate y aceite, y ya, si tengo aguacate, soy un poco más feliz todavía.

8:20h. Después de mi pitillo mañanero, que me permite situarme y pensar como enfoco el día, y las cosas que están pendientes, me voy al trabajo. En 10 minutos estoy allí, no tardo nada.

8:30h. Llego al despacho, saludo a mi jefe, nos ponemos al día de las noticias, leyendo rápidamente El País y comentamos las últimas novedades del trabajo y aquello que está pendiente. Pues venga, pongámonos a ello.

9:30h. Le propongo que el próximo jueves vayamos a comer y a conocer La Tabacalera y le explico que es lo que buscamos con esto. Él ya lo sabe más o menos, ya que hace unos días fuimos él, otra compañera, gran profesional y admirable persona y yo. ¿Qué es lo que buscamos con esta visita?: conocer nuevas realidades, ver nuevos formatos y modelos de gestión colaborativa, observar cómo un proyecto de autogestión de un centro social puede, o no, servir de guía para otros proyectos que se presenten.

10:30h. Comentamos con la otra compañera la idea de visitar de nuevo La Tabacalera. Esta vez, con la posibilidad de que alguien que colabora en este proyecto nos pueda explicar cómo trabajan, cuál es su modelo, si es abierto o cerrado, de qué manera funciona la horizontalidad en las decisiones o estudiar la transformación de un lugar degradado en el verdadero espacio socio-cultural del madrileño barrio de Lavapiés.

11:00h. Les dejo, me bajo a tomar un cafecillo rápido y subo en breve.

11:30h. Sigo pensando en la idea de visitar La Tabacalera, iniciativa que abrimos para que vengan todos aquellos que quieran de nuestra unidad, somos cerca de 20 personas. Y me digo a mi mismo, que suerte tengo, ser capaz de que un jefe tuyo acepte ir a comer a un centro social autogestionado y que mientras nosotros dos (mi compañera y yo) fregamos los platos, él hable con el cocinero, que le cuenta que nació en Mauritania y que tiene estudios en una universidad francesa.

Es emocionante ver cómo una persona con ese cargo de responsabilidad es capaz de aceptar la idea de ir a un Centro Social Autogestionado y valora como muy positivo acercar a los otros compañeros a esta experiencia.

12.00h. Respondo a algunos correos, y sigo dándole vueltas a la idea. Ah, y por si no lo sabías, trabajo en la administración pública y sí, existen personas en ella, muchas, de hecho, que son capaces de salirse de las cuatro paredes y conocer nuevas experiencias, nuevos modelos, que sí, seguramente no sean replicables en otros contextos, pero de los que podemos aprender mucho. Es lo que tiene que con sus 55 años sigan siendo jóvenes.

13:00h. Bueno ahora tengo que preparar una presentación, un poco aburrido, pero es lo que toca.

14.30h. Mi jefe me comunica que en septiembre ya no estará con nosotros, ya que se va a otro destino, me alegro por él, ya que es algo por lo que había luchado. Me queda esa desazón de cuándo podré encontrar a otro jefe que sea capaz de apoyar iniciativas disruptivas como le he propuesto.

Pues desde aquí de nuevo gracias. Y eso, que gracias; por hacer que levantarme cada día para ir a trabajar sea algo que me hace feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: